Los saberes, tradiciones y buenas prácticas en el proceso del tejido y comercialización del sombrero de paja toquilla fueron expuestos en encuentro de artesanos

Portoviejo 10 de diciembre del 2019.-Artesanos tejedores de las comunidades de Pepa de Huso, La Sequita, Picoazá, San Lorenzo, Pile y Tablada de Miguicho de la provincia de Manabí  fueron parte de un encuentro de portadores del saber que se realizó el 5 de diciembre del 2019 en el Parque Arqueológico Hojas-Jaboncillo.

El acto fue organizado por las asociaciones ASOPROPILE HATS, ASOARTE,  ASOMANAPILE y ELIZA ANCHUNDIA en el marco de la conmemoración del séptimo aniversario de la declaratoria del tejido tradicional del sombrero de paja toquilla como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, reconocimiento otorgado por la UNESCO.

El acto contó con un “Taller inicial sobre buenas prácticas de la comercialización de los sombreros de paja toquilla”  con la participación de los invitados: Domingo Carranza (Pile- Montecristi) Artesano y Comerciante comunitario, Herlinda González (Comunidad Dos Mangas de Santa Elena) artesana toquillera, presidenta de ASOPROMAHER y Flavio Efrain Zhagui (Cuenca- Azuay) comerciante de artesanías Ecuatoriano Toquillahats-Fairtrade; quienes expusieron su experiencia y visión como artesanos y comerciantes de este valioso patrimonio inmaterial a nivel nacional e internacional.

La asociatividad de las mujeres y el trabajo continuo para articular a los jóvenes en la permanencia de las tradiciones de las labores artesanales fue enfatizada por Herlinda González, quien además obtuvo el reconocimiento a “Portadora del Saber” en el año 2018 por la zonal 5 del INPC.

“Amar nuestro trabajo y concientizar a nuestras familias es vital, nuestra labor debe ser mancomunada” fue una de las recomendaciones que Herlinda brindó a los asistentes del taller.

Por otra parte, Domingo Carranza, tejedor reconocido por el tejido fino de toquilla, tradición aprehendida de sus abuelos y padres desde los 7 años en la comunidad de Pile, expresó “la diferencia de los sombreros elaborados en nuestra comunidad se basan en la tradición y calidad enmarcados en la finura del tejido, siendo este el principal elemento que nos permite destacarnos internacionalmente”.

Sobre las complicaciones que se presentan en el mercado extranjero, Carranza acotó que “el sombrero fino y de calidad debe mantenerse, pero lamentablemente el mercado internacional actualmente pide costos bajos con la misma calidad”.

La experiencia en la comercialización emprendida en la provincia del Azuay también fue expuesta a los artesanos de las distintas comunidades manabitas. Efrain Zhagui, Gerente de Toquillahats, indicó lo vital de la asociatividad y unidad de las comunidades de tejedores, para así obtener precios justos ya que se llegaría a un acuerdo mancomunado.

Así también el comerciante recomendó que los estilos deben estar a la vanguardia asegurando que “los gustos de los clientes deben ser considerados e incorporarlos a un proceso de promoción y difusión bilingüe, se debe romper esquemas manteniendo el tejido tradicional” acotó Zhagui.

Posteriormente se dio apertura a un espacio de diálogo entre los asistentes y panelistas, permitiendo de esta manera el intercambio de conocimientos, saberes y buenas prácticas en la comercialización. Las interacciones realizadas en el encuentro fueron sistematizadas para ser extendidas mediante acta a los organismos competentes.

Seguido a esto, los participantes ascendieron al Museo de Sitio del Parque Arqueológico Hojas-Jaboncillo, para ser recibidos por la personificación de un montuvio y los manteños que habitaron el cerro de Hojas y Jaboncillo.

El acto integral, que contó con la asesoría técnica del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural Zonal 4, el Gobierno Provincial de Manabí, la Casa de la Cultura Núcleo de Manabí, GAD de Montecristi y la Policía Nacional, permitió un importante intercambio de saberes y el fortalecimiento de la identidad a partir del patrimonio cultural inmaterial. Se espera que, con este tipo de encuentros, manejados por los portadores del saber, se consiga encaminar el producto final que se obtiene del tejido, de una manera culturalmente responsable en el campo de la comercialización, empoderamiento de identidades y las formas diversas de percibir el mundo.Comunicación Social INPC.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *