TÉCNICA ARTESANAL DE LA ELABORACIÓN DE MACANAS O PAÑOS DE GUALACEO (IKAT).

 Azuay, Gualaceo

Acuerdo Ministerial No. DM-2015-065

Ministerio de Cultura y Patrimonio, 24 de junio de 2015

La artesanía ha sido parte fundamental de la vida de los pueblos del Azuay; ha servido no sólo para satisfacer ciertas necesidades, sino además ha sido una manera de unir lo útil con lo bello. Es en esta belleza donde se destaca Gualaceo como un pueblo con una marcada dedicación a la artesanía.

La producción más característica en esta zona es la textil que comparte con el resto del país y conserva sus raíces andinas, lo que se traduce en expresiones o patrones comunes que se manifiestan en la artesanía textil, que constituye un testimonio de supervivencia cultural; el instrumental utilizado también es común a la zona andina: telares de cintura utilizados por los artesanos/as para tejer los paños o macanas. Los hombres tejen preferentemente el telar, introducido por los hispanos, el que actualmente usan también las mujeres.

Las características estructurales de los tejidos a telar son similares en todo el país, predominando las técnicas de tejido en urdimbre. Los textiles comparten patrones compositivos conservando rasgos prehispánicos como sistemas de organización en campos y listados en sentido vertical.

En Gualaceo, especialmente en las comunidades de Bullcay y Bullzhún, se elaboran paños o macanas utilizando la técnica tradicional del Ikat. Desde tiempos antiguos el paño surge como prenda fundamental en la vestimenta de la chola cuencana y de la campesina de la región, lo que le confiere un alto contenido simbólico.

La “Técnica Tradicional de la elaboración de los Paños o Macanas de Gualaceo (Ikat)” constituye un elemento cultural cuya función se encuentra íntimamente ligada a la vida cotidiana de sus portadores; enmarcando así su función comunicativa, su papel educativo, su manifestación creativa, el imaginario y la imaginación como conceptos importantes en el proceso identitario de los artesanos/as de esta manifestación.

Sin lugar a dudas que dicho elemento representa un amplio bagaje de saberes colectivos que se transmiten de generación en generación, persisten a través de los tiempos modernos y son parte integrante de la identidad de sus portadores.

Así la “Técnica Tradicional de la elaboración de los paños o macanas”, representa un elemento que conlleva un complejo entramado de relaciones sociales y culturales, permitiendo a sus portadores solventar sus necesidades tanto económicas como simbólicas.