La Iglesia y el Convento de San Francisco acogieron, por casi dos décadas, a un importante y numeroso grupo de técnicos y obreros que asumieron un mismo objetivo: recuperar y poner en valor este magnífico conjunto arquitectónico, para el disfrute de la sociedad en su conjunto.
DESCARGAR LIBRO