LA FIESTA DE LAS OCTAVAS DEL CORPUS CHRISTI O DEL DANZANTE.

Cotopaxi, Pujilí

Acuerdo Ministerial Nº 647

Ministerio de Educación Cultura Deportes y Recreación, 11 de abril de 2001

La fiesta del Corpus Christi expresa lo religioso, lo social, lo político, lo cultural en la celebración erigida al cuerpo y la sangre de Cristo. 

Se considera una fiesta impuesta por la iglesia católica, destinada a celebrar la eucaristía. Se lleva a cabo 60 días después del “Domingo de Resurrección”, pues, como una forma de resistencia se acoplo ésta a las fiestas erigidas al sol por nuestros antepasados.

Las principales características de la celebración del Corpus Christi son la unión social y comunitaria. Comuneros de Ramos Pamba, San Rafael, Angamarca, Zumbahua avanzan bamboleando rítmicamente sus atuendos y los cabezales con penachos de plumas que pesan una arroba. (Cuvi, 2002: 98). Es una fiesta que convoca y une a los pujilenses.

La celebración evidencia un gran sincretismo religioso y cultural, que da cuenta de la resistencia de los pueblos indígenas a los poderes fácticos de la colonización. Las celebraciones en alabanza a la productividad de la tierra, al dios sol, al cuerpo y la sangre de Cristo se amalgaman en la celebración, propiciando cohesión social y familiar.