La cubierta del Palacio de Najas cambia su imagen y se remonta a la época de 1920

La edificación patrimonial, conocida como el Palacio de Najas,  sede del Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, es intervenida con el acompañamiento técnico del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC); uno de los cambios que ya se observa, es el color del recubrimiento de la cubierta que tendrá un tono terracota, mucho más aproximado al color que se utilizaba en las cubiertas de los inmuebles construidos en el primer cuarto del siglo XX.

Luego de realizar un análisis de varios referentes de inmuebles patrimoniales de la misma época de construcción, que aún conservan testigos tanto de material como de color originales en las cubiertas, los técnicos del INPC determinaron, en base a los colores identificados, que el tono debería estar dentro de la gama de rojizos y terracotas y cambiar el color verde, que fue incorporado a partir del año de 1995.

El Palacio de Najas atraviesa por una intervención para el mantenimiento preventivo y correctivo, obra que ejecuta el Instituto Metropolitano de Patrimonio, con el acompañamiento técnico del INPC. Se realiza el mantenimiento de cubierta en mansarda, cambio de la cubierta translucida (pirámide), mantenimiento de cielos rasos, consolidación de entrepisos en salones, mantenimiento de pisos de madera (mosaico), mantenimiento de puertas y ventanas de madera, mantenimiento de elementos en hierro forjado de balcones, apertura del cerramiento a media altura e incorporación de verja de hierro para brindar transparencia, mantenimiento del espejo de agua y áreas verdes.

Los tres salones de este majestuoso inmueble, parte del Patrimonio Cultural  de la ciudad de Quito, son recuperados. Uno de los cambios más importantes  es la reparación del piso.  El parquet de madera original es restaurando y las incorporaciones son elaboradas por hábiles artesanos.

Los jardines que rodean al palacio de Najas, que colindan con las calles Páez y Jerónimo Carrión, reciben una adecuación integral. Los muros pronto se abrirán y se colocarán rejas de hierro que permitirán no únicamente divisar el espacio sino que además se convertirá en un parque que estará abierto al público. Para hacer realidad este proyecto, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana  eliminará los parqueaderos destinados a los funcionarios incorporando áreas verdes y una caminería perimetral. Por temas de seguridad, el ingreso a la edificación tendrá una división de reja entre el parque y el inmueble donde atiende la Cancillería.

Con la intervención en marcha, el Palacio de Najas se abrirá al público para que se pueda conocer sobre la historia de esta edificación palaciega de estilo neoclásico, cuya denominación responde al apellido de la familia de Najas- Delavelle, que mandó a construir el inmueble en los primeros años de la década de 1920.

La construcción fue propiedad del rico comerciante libanés Constantino Najas, casado con la dama francesa Susane Delavelle, quienes decidieron radicarse en la ciudad de Quito tras la primera gran oleada migratoria hacia América como consecuencia de la I Guerra Mundial. La obra fue diseñada y construida por el arquitecto Francisco Durini Cáceres, que para la década de 1920 era el más afamado de la ciudad, quien diseñó varios palacetes para las más aristocráticas familias quiteñas.

Este inmueble ha sido intervenido a lo largo de las últimas décadas con varias cambios en su forma y espacios, afortunadamente se conserva gran parte de su construcción original que pronto será abierta al público para su conocimiento y disfrute.

Comunicación Social INPC – Quito.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *